Señales Tristes de lo que Está Pasando en Chile

Después de tres días de grandes disturbios y protestas, estoy agradecido de decir que ninguno de nuestros amigos cercanos se ha enfrentado a un riesgo demasiado cercano. Pero admito que la vida en la capital y otras ciudades importantes se ha visto gravemente afectada. Hasta la fecha, los daños son catastróficos aquí en Santiago, y en las ciudades costeras de Valparaíso y Concepción. Otras ciudades también han visto vandalismo generalizado. Ambos son centros de población que superan el millón de personas.

El lunes la triste realidad es que esta exhibición imperdonable de vandalismo, disturbios, saqueos (robo flagrante de tiendas, supermercados, centros comerciales, estaciones de servicio, farmacias locales …) ha dejado otra profunda cicatriz en la mente y la vida de los chilenos. Una vez más, la visión anarquista es clara y evidentemente insensible hacia la vida. Esta visión es también descrita como una forma de pensar secularista y evolutiva, pero que solo ha llevado a intentos de destruir el orden existente para introducir una “nueva igualdad”. Lamentablemente, estas ideales no son más que una bomba de tiempo de tácticas y mentiras autodestructivas que hacen que los menos afortunados piensen que sus problemas pueden resolverse atacando a los que tienen más. Una vez más en Chile (una repetición de los días socialistas pasados), las personas son rápidamente arrastradas por falsas visiones de estas acciones justificadas por una desigualdad real y sin cambios a largo plazo, por injusticias severas y a veces degradantes. Tales acciones de ninguna manera pueden justificarse por sentimientos de injusticia o por emociones de frustración acumuladas. Estos eventos del pasado fin de semana no son más que la cabeza fea del mal y de los prejuicios que buscan venganza nuevamente.

 

Metro protesters face off with police Protesters forcing their way into the Subway

 

 

 

 

 

El gobierno de Chile puede y debe hacer mejor para proteger a los vulnerables. Pero Dios no ha provisto al gobierno como el medio para llenar los bolsillos de la gente, para poner comida en sus platos, para poner una atenna de Direct TV en su techo o teléfonos celulares en sus bolsillos. ¿Hay alguna razón para creer que las autoridades gubernamentales deberían (e incluso pueden) satisfacer todas las necesidades de toda la población? Tal utopía nunca ha existido en ningún país que haya intentado instituir un sistema socialista, y nunca existirá. La razón es simple: todo en la vida tiene un costo. Nada es gratis. Las provisiones y el cuidado de la salud y la educación y el transporte no son derechos que puede exigirle a otra persona. Son privilegios que debes aprender a apreciar y valorar. Y debes pagar por ellos.

Cualquier gobierno que intente dar todo a su gente inevitablemente tendrá que atropellar a otros para obligarlos a pagar estos beneficios para aquellos que no pueden o no pagarán por ellos mismos. No olvidemos que los gobiernos no generen dinero, solo usan lo que tienes tu y yo en nuestras billeteras.

Permítanme animarte a que ores para que tanto el gobierno como las personas, las autoridades y los gobernados, puedan ver la luz de que es el deber y el privilegio del individuo cuidarse, equipar y capacitar a sus hijos, educarse para ser mejores trabajadores, mejores ciudadanos, mejores contribuyentes al bien general de la sociedad. Ora al Señor Dios para que la gente entienda que la población en general no debe ser una esponja para absorber las donaciones gratuitas del sistema. Todas las personas deben contribuir de acuerdo con sus recursos (incluidos todos los senadores, congresistas y otros funcionarios electos) al bien general de la sociedad. De esa manera, todas las personas reciben el beneficio de una cultura y una participación compartida, el bien de la nación. La exigencia de igualdad nunca satisfará ni resolverá las demandas de personas como esos vándalos que han saqueado, quemado y destruido grandes inversiones de hombres y mujeres de negocios que han trabajado ardua y justamente para crear un medio para que todas las personas sean atendidas. Solo a través del trabajo voluntario y responsable, la distribución justa y cuidadosa de las oportunidades y la ayuda mutua de un ciudadano que apoya al otro, un país puede avanzar y prosperar.

Por mi parte, veo como nefasta la violencia desenfrenada, el odio y la burla de las autoridades chilenas que se le ha tirado en la cara de todo el país. ¡Chile es mejor que esto! Dejemos que las astillas caigan donde sea, pero las acciones y reacciones ciegas, ignorantes y malvadas que ocurrieron este fin de semana en Chile (18 al 20 de Octubre) solo causarán más daño a nuestro país y más expresiones egoístas en las calles. Más de esto es menos de lo que es bueno para Chile.

A mis lectores les ruego que oren por la paz de la gente, por la paz para reevaluar los daños causados, por la sanación y recuperación de las familias de quienes perdieron sus vidas (hasta ahora, 8 personas muertas como resultado de los manifestantes causando incendios, todos los cuales fueron incendios provocado). Pero, sobre todo, ora por la persona que ciegamente intenta justificar los eventos del pasado fin de semana, porque esa persona que intenta justificar este tipo de acciones es la persona que está impidiendo que el país avance y mejore. Rezo por un cambio de opinión … en todas y cada una de las personas que piensan que ese camino es el camino a seguir para un país. Este camino solo conducirá por un camino de represión necia o de insurrección total. No es lo que necesita Chile. Tampoco es lo que un cristiano esperaría.

Cristianos, hablemos de la paz, hablemos del consuelo, pero sobre todo hablemos de la verdad  frente a las mentiras que se reparten hoy en el país de Chile. Solo Cristo Jesús es el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre si no es por El. Los gobiernos no son nuestra fuente de paz.

Hablemos de la Paz que Cristo da, ¡libremente!

David L. Rogers, Magister en Artes
Santiago, Chile

¿Quiere comentar? Escribe acá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .